Oscar Ramírez Ch. | Aviso Legal | Contacto | REE
 

 

 
El amigo gigante
 

Reposando sobre el canto del piano.
Un helado lentamente se derrite sobre tu mano.
Degustas, apruebas con una sonrisa milimétrica y, sin meditarlo, una pregunta tú me haces.

Humilde y sabiamente respondo.
Yo soy lo que tu corazón me permita ser.
Yo puedo ser, si tú me concedes un deseo, noble y fiel depositario del cariño y del afecto que vuestra alma confía y prodiga mediante el conducto de la alegría que se define como amistad.

Si un deseo os podéis conceder; el fulgor de la incandescencia de tu corazón yo siempre seré.
He descubierto que, de un centímetro de tu sonrisa, el prurito que se escapa y despierta a la mía.
Yo soy una sonrisa. Yo soy la felicidad que florece cada vez que un helado me invitas.

Yo soy lo que tu corazón me permita ser.
Si tú me lo permites, yo puedo ser la amistad cuya promesa de vida sea vigilar que la inocencia llegue a la madurez sin sufrir y sin adocenar.

Yo soy. Yo soy lo que tu corazón me permita ser.

Tu helado de vainilla ha llegado a su final y yo a ti una respuesta ya te ofrecí.
De pronto, sin meditarlo, tus brazos me rodearon y estrecharon en un fuerte abrazo.
De tu sonrisa exultante, las palabras que me hicieron derretir: ¡tú eres mi amigo Carr!

Oscar Ramírez Ch.

   
   
   

All Rights Reserved. Oscar Ramírez Ch.