Oscar Ramírez Ch. | Aviso Legal | Contacto | REE
 

 

 

Agradecimientos

Es la gratitud la luz incadescente del alma que ilumina nuestra vida y el mundo entero a causa de la alegría tácita que enciende el fuego de la fragua y eleva la temperatura de nuestro espíritu para ofrecer a la humanidad entera solamente lo mejor de nuestro corazón. Y es, al fin y al cabo, la gratitud lo que conduce e inspira al alma a dar sin pedir nada a cambio, y a recibir sin olvidar.

Dicho lo anterior, a todo aquel entusiasta que sea parte de la estadística del proyecto El Quijote del Desierto, le expreso de la manera más humilde y sincera, mi eterna gratitud.

Aprovecho este espacio para expresar mi mas sincera gratitud a todas aquellas personas cuyo trabajo, talento, amistad y espíritu magnánimo continuan siendo inspiración en mi obra.

Francisco de Asís, Wilco, Vincent Van Gogh, Bill Watterson, Susan Lynch, Brian Greene, Albino Luciani, Ignacio Larrañaga, Gustav Klimt, Seal, Radiohead, Pete Yorn, Valeria Hernández I., Viktor Frankl, Celia Cruz, Rosario Chávez Ch., Oscar M. Ramírez R., Oskar Schindler, Lenny Kravitz, Pedro Infante, Henri J. M. Nouwen, Coldplay, Stephen W. Hawking, Sir. Charles Spencer Chaplin, Jerry Goldsmith, Hans Zimmer, Joshua Bell, Itzhak Perlman, Pablo Neruda, Pearl Jam, David Gray, Café Tacvba, Albert Einstein, Thomas Jeffrey Hanks, Nesta Robert Marley, Robin McLaurin Williams.

Especial agradecimiento a: Pedro Ramírez Ch., Iván Gonzalez, Hiram García y Raúl Villalobos


Solidaridad*

Lo que inició como un proyecto de estadística en búsqueda de datos para tomar una decisión, ahora es un proyecto de conversión en búsqueda de servir a un propósito: ayudar.

Para ayudar, hay que aprender a ayudarse a uno mismo. Ayudarse a uno mismo, es aprender a ser verdadero alumno de las virtudes de la gratitud y de la humildad. En la dimensión del tiempo el verdadero alumno se convierte en maestro y entonces, un noble propósito se cumple: un ejemplo de vida.

Es el amor a una persona de pequeñas dimensiones, la energía cinética que día a día conduce a mi alma a servir un propósito con la única esperanza de lograr construir y legar aquel ejemplo que, en caso de que llegue hacer falta, sea testimonio suficiente para inspirar a otra vida a perseverar.

No es el reconocimiento ni la fama. No es el dinero o la ganancia. Es, simplemente, el anhelo de llegar a ser lo mejor de uno mismo al ayudar, de manera solidaria, a todas aquellas personas cuya confianza depositan en uno para lograr juntos una vida en plenitud.

Un dibujo no ayuda, pero emplear varios dibujos en una idea, genera una oportunidad. Es esa oportunidad lo que espero lograr, para poder ayudar.

Agradezco atentamente su colaboración.


Oscar Ramírez Ch.

*Escrito en respuesta a la pregunta frecuente: ¿Qué te inspiro a emprender dicho proyecto?